El día de la patineta se puso increíble, se inició con una firma de autógrafos con todo el equipo de vans México dentro de una de sus tiendas más grandes ubicada en el centro de la CDMX.

De ahí se fueron todos en carabana patinando por todas las calles y patinando los spots con bastantes dinámicas, de esa manera todos podían llevarse grandes premios.

Los patinetos se fusionaron y se hicieron uno mismo con el único objetivo de disfrutar el día de la patineta con amigos y gente que vive con gran intensidad lo que es el skateboarding.

La casa se lleno y todos la pasaron increíble, vivieron, sudaron y compartieron el amor por la patineta que nos une a todos.

Las mismísimas leyendas del skateboarding nos deleitaron con aéreos, grabs y más, puro BARRERA POWER.

Vivan hoy mañana y siempre skateboarding. Es lo único que nos mantiene a salvo del mundo.

Besos bye.

Fotografías: Alonso Leal

Facebook Comments Box