Sucurí es una ilustradora digital que inspira sus ilustraciones en el reconocimiento a las mujeres que están presentes en ámbitos como el cine o el deporte, dos de sus pasiones, además a través de su trabajo busca reconectar con lo natural, así como resignificar y recuperar espacios.

Su seudónimo Sucurí es reflejo de su fuerza de voluntad y de la libertad que tiene para crear piezas que hablen por sí solas. Sucurí es un personaje que ha cobrado vida entre la dualidad de una serpiente y un lobo. 

SP-¿Cómo fue que encontraste tu pasión por la ilustración?

SC-Siempre tuve facilidad para dibujar, pero nunca me dediqué a ello ni pensé que fuera algo redituable. Hace 5 años mi vida era otra, trabajé en televisión y me di cuenta de que no era el tipo de ambiente/gente de la que quería rodearme.

La ilustración se convirtió en ese refugio en el que podía expresarme, podía sanar. Luego di un giro a mi vida y decidí dedicarme completamente a ello. Tomé talleres, practiqué y dibujé diario durante un año. Durante un año, trabajé en una agencia horrible, pero sólo por la experiencia.

Luego encontré a la agencia underdog, donde colaboro actualmente y tengo libertad creativa para poder de visibilizar el deporte femenil y darle soporte a otros como el tenis, fut varonil, etc.

A veces dibujo gente que me inspira, como las mixis. Me cautivaron y al igual que ellas, yo quiero inspirar a más mujeres con mis ilustraciones.
Por eso creo que está la pasión, me siento en un ciclo positivo de inspiración y motivación, donde me interesa que la gente que vea lo que hago tenga o desarrolle algo positivo.

SP-¿Qué le dirías a alguien que quiere comenzar a dibujar ?

SC-No hay mal dibujante. Todos empezamos igual. Es como el skate. En la primaria quise aprender y por alguna razón había una patineta en casa. Como era solitaria, practicaba sin influencias o ayuda, me caí una infinidad de veces y creí que no era lo mío y lo abandoné.

Platicando esto con un amigo ilustrador, Atrapaluz (patina), me motivó a probar de nuevo y poquito a poco he ido mejorando y perdiendo el miedo. El chiste, creo, como en cualquier práctica hay que ser pacientes y repetir y repetir. Con el tiempo mejoras. Y rodearte de gente que sepa y que apoye, siempre va a ser un plus. Creo que eso es importante.

A veces creemos que la ilustración es una actividad solitaria, y sí, puedes dibujar solo, pero cuando compartes la experiencia y conocimientos con más gente, todo es más enriquecedor, te diviertes más, tienes más herramientas. Así que eso, enlistadas en pocas palabras: paciencia, práctica, busca un equipo y gente que te inspire, pásala bien.

 

Te invitamos a seguirla en sus redes sociales para seguir su trabajo más de cerca.

Lena Franc

Colaboradora